Los expertos de Face Clinic, te proponen los mejores tratamientos para reiniciar rostro y cuerpo tras el verano.

Arruguitas más pronunciadas en la frente y el entrecejo, manchas incipientes, pérdida de firmeza, deshidratación o simplemente ganas de remodelar la silueta son las claves en las que los especialistas de Face Clinic ponen el énfasis de sus tratamientos para solucionar los estragos veraniegos o emprender el otoño sin miedo al espejo.

1. Mesoterapia facial para mantener la luz del verano “encendida”.

Mesoterapia facial con un cóctel de ácido hialurónico, vitaminas y oligoelementos pinchados con mesura sobre todo el rostro, es capaz de atrapar lo mejor del verano y revitalizar la piel hidratándola, aportándole frescor y elasticidad, eliminando, además, pequeñas líneas de expresión.

Una sesión prácticamente indolora es suficiente para devolverle al rostro la alegría perdida.

2. Peelings a medida para afrontar la atmósfera urbana.

Superficial o medio, según lo requiera la piel, los nuevos peelings a medida ofrecen un menú perfecto para renovar la epidermis y ayudarla a eliminar las células muertas, impurezas y suciedad –no hay que olvidar que los fotoprotectores la ensucian mucho – y esas pequeñas arruguitas y manchas que aparecen tras el estío.

Además, son un tratamiento de choque perfecto para elevar las defensas naturales de la piel para enfrentarse a los rigores de la ciudad: choques térmicos, polución, ambientes secos y cargados, estrés laboral….

3. Relajar el entrecejo, arrugas frontales y patas de gallo.

A pesar de las precauciones – gafas de sol, sombreros, pantalla solar,…- es muy frecuente que el verano, además del dorado, nos deje un recuerdo en forma de arruguitas en la frente y el contorno de los ojos. El mejor antiaging, además de un tratamiento cosmético adecuado, es una dosis justa, precisa y bien pinchada de toxina botulínica.

Un antiaging que funciona entre 3 y 6 meses, dependiendo de las pieles y que es compatible con cualquier otro tratamiento re recuperación postverano.

4. Resurfacing, el poder del láser CO2.

Capaz de eliminar pequeñas marcas y cicatrices, este tipo de láser es también un gran recurso para rejuvenecer la sonrisa y la mirada, ya que atenúa o borra –según sea su profundidad- las arrugas peribucales (el famoso código de barras) y las patas de gallo.

La sesión debe estar controlada siempre por un dermatólogo experto que diagnostique primero y calibre el disparo láser después.

El otoño es el momento perfecto para realizar este tratamiento, ya que no se puede tomar el sol directamente durante 48/72 horas. Los resultados se aprecian desde el primer momento, pero son mucho más evidentes a las 5-6, cuando la piel ha generado nuevas fibras de colágeno y elastina y se ha renovado por completo.

5. ¿Pensado en retocar tu pecho? El otoño es el momento ideal.

El aumento de pecho es una cirugía que, al contrario de lo que las pacientes creen, no es especialmente dolorosa, permite una rápida recuperación y que no suele requerir baja laboral, salvo para profesiones con alta demanda física. Sin embargo, si resulta conveniente tener en cuenta ciertos cuidados de las heridas que justifica que nos alejemos del verano, de ahí que el otoño sea la época perfecta para afrontar la operación.

Otros tratamientos como la reducción de areola o la mastopexia (mastopexia con prótesis o sin prótesis), son tratamientos que te ayudan a mejorar la zona.

6. Vientre plano

Si tu problema es la zona del abdomen, con tratamientos como la abdominoplastia o la liposucción conseguirás un vientre plano.