Tratamiento del bruxismo moderado y severo con Neurotoxina Botulínica Tipo A

El bruxismo es una patología crónica que cada vez afecta a mayor cantidad de personas en España. La utilización de la toxina para el Bruxismo es una solución cada vez más utilizada, obteniéndose muy buenos resultados.

Las consecuencias del Bruxismo (dolor, cefaleas, cara cuadrada y asimetrías faciales), pueden ser tratadas con infiltraciones de Toxina Botulínica.

  • El Bruxismo es inconsciente y se produce especialmente durante el sueño. Pero destroza tus dientes y en muchos casos afecta de forma importante a la calidad de vida.
  • Supone aproximadamente el 10% de visitas al especialista, y es una causa importante de desgaste de los dientes, además de otros problemas importantes de salud.
  • La causas están ligadas al estrés o ansiedad, así como a la maloclusión o inadecuada alineación de la mandíbula.

El estrés acumulado está detrás de una patología que miles de personas padecen sin saberlo.

Puede causar problemas en forma directa o indirecta. Provoca lesiones periodontales y desgaste de los dientes que pueden llegar a fracturarse, incluso perderse. Provoca trastornos de la articulación temporomandibular, y aparecen dolores musculares, dolores de cabeza difusos, dolor de oído, de cuello e incluso de dolor de espalda.

Algunos de los tratamientos que se utilizan habitualmente no atacan de raíz el problema, ya que solo sirven para proteger los dientes y bajar la intensidad de ciertas molestias. Incluso el uso de medicamentos como los relajantes musculares, nos son recomendables en todas las personas ni se debe extender su ingesta por periodos prolongados.

Bruxismo y toxina botulinica

Toxina botulínica Tipo A para el tratamiento del bruxismo

En Face Clinic trabajamos con el tratamiento más actual para el bruxismo, que consiste en la aplicación de la Toxina botulínica Tipo A

La aplicación de la toxina botulínica tipo A) en los músculos masticadores ha demostrado ser una excelente herramienta para combatir las alteraciones del bruxismo. La toxina es un potente relajante muscular local que actúa por un amplio periodo de tiempo (3 a 6 meses), relajando los músculos masticadores afectados, sin producir los indeseables efectos secundarios de los relajantes musculares sistémicos (somnolencia, relajación de musculatura no afectada, disminución de reflejos, etc.).

Numerosos estudios demuestran que la neurotoxina botulínica pueden reducir la frecuencia de eventos de bruxismo, disminuir los niveles de dolor inducido por el bruxismo-y satisfacer a la autoevaluación de los pacientes con respecto a la eficacia de la toxina botulínica en el bruxismo.

En comparación con la férula oral, las toxinas botulínicas son igualmente eficaces en el tratamiento del bruxismo.

Además, las inyecciones de toxina botulínica en una dosis de <100 U son seguros para los pacientes por lo demás sanos. Por lo tanto, se pueden utilizar clínicamente para pacientes sanos con bruxismo.