Entradas

El auto-trasplante de grasa, también llamado injerto de grasa, inyecciones de grasa, lipofilling, lipoestructura o lipotransferencia, es un tratamiento quirúrgico que utiliza la propia grasa de una persona para rellenar irregularidades y surcos.

Se trata de una técnica bien establecida que fue perfeccionada a primeros de los noventa.

Las indicaciones estéticas de los diferentes tipos de injertos de grasa, incluyen:

  • las mejillas hundidas,
  • la desaparición de la grasa de los pómulos,
  • los surcos profundos que van desde la nariz hasta las comisuras de la boca,
  • aumento de labios.
  • suavizar todos los tipos de irregularidades tales como las que resultan de la liposucción, aumento de pecho o reconstrucción mamaria, o secuelas de otras intervenciones.

Pero, ¿qué tipos de injerto de grasa existen?

Hoy en día tenemos cuatro tipos de injerto de grasa, según el tamaño de la porción grasa que vayamos a inyectar.

Son los injertos de grasa que se extraen con cánulas de un tamaño máximo de 5 mm. Su indicación es la recuperación de volumen.

Éstos injertos se utilizan habitualmente en relleno de mamas (para corregir irregularidades tras un aumento de pecho o recontrucción) y de glúteos principalmente, pero también otras zonas corporales. Estos injerto los obtenemos con cánulas más finas, de hasta 2 mm. Las porciones de grasa que obtenemos con este método son muy pequeñas, y podemos inyectarlas con cánulas de entre 0,7 y 0,9 mm de diámetro.

Sabemos por diferentes estudios científicos, que la capacidad de supervivencia de estos injertos es mayor ya que los requerimientos vasculares son más pequeño y la formación de pequeños vasos es más rápida y eficiente.

Éstos injertos son los que se utilizan en Cirugía estética facial sobre todo en la zona Periorbitaria, ya que necesitan menor grado de sobre corrección ya que la reabsorción es menor.

En este caso los injertos tienen la especial característica de ser incluso más pequeños, y por tanto podemos inyectar los en el plano intradérmico con agujas intramusculares o de 23 G. La indicación principal de estos injertos, es el relleno de las arrugas de la cara del cuello y el escote. Es decir la misma que los rellenos faciales que se utilizan como el ácido hialurónico, pero con la gran ventaja que tienen la capacidad de regeración titular de la grasa.

Por eso el objetivo de estos injertos no es la restauración del volumen, sino el eliminar arrugas cutáneas.

Nanofat, consiste en la inyección de células madre (stem cells) de la grasa, pero no los adipocitos hola células grasas en sí. Una vez extraemos la grasa corporal procedemos a su emulsión y extraemos la porción estromal. Esta porción contiene un importante número de células madre o células pluripotenciales. Será la que inyectaremos para regenerar regenerar y biorestimular la piel.

Entrevista en radio al Dr. Riba sobre células madre para tratar alopecia, ojeras y rejuvenecimiento.

Fuente y artículo original >>

 

Pasar por el quirófano de cirugía estética está siendo una tendencia liderada por hombres de entre 40 y 55 años, con ingresos medios, medios-altos y que crece por encima del 1 por ciento anual.

En el Día Internacional de Medicina Estética un mito cae y una alerta aparece. Primero, que el 20% de los hombres sí que se hace retoques, aunque no lo admita. El segundo punto es que por miedo a que se sepa o para ahorrar optan viajes ‘low-cost’ con fines médicos. En los últimos años, la oferta de ‘packs’ turísticos que incluyen tratamiento médico-estéticos han aumentado notablemente y uno de los más publicitados y más demandados son los paquetes para tratamientos capilares en Turquía.

 

Cada vez son más pacientes, mayoritariamente hombres, que han viajado a Turquía para someterse a uno de estos tratamientos y vuelven con secuelas irreversibles destacan los expertos. Además, la falta del correcto seguimiento puede provocar que los resultados finales estén muy lejos de ser satisfactorios.

Por ello, hay que pensar “que hay un amplio espectro de tratamientos de injerto capilar y que todos ellos requieren de un seguimiento médico, pues cada paciente responde de una forma totalmente diferente a otro. Por esto, los médicos-estéticos reconocen que tienen la obligación de abrir una historia clínica antes del tratamiento y seguir la evolución de cada caso, para ir adaptando el tratamiento y tratar de minimizar las complicaciones y maximizar los resultados.

En la actualidad, casi un 20 por ciento de los tratamientos médico estéticos aplicados se hacen en hombres, según el estudio ‘Impacto Social y Penetración de la Medicina Estética’, realizado por la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) en 2017. “Es cierto que sigue habiendo un debate sobre si someterse a un tratamiento médico estético con el objetivo de mejorar o optimizar el proceso de envejecimiento es una frivolidad. Por eso, muchas personas prefieren no contar que se han sometido a uno u otro tratamiento”, ha declarado la presidenta de la sociedad, Petra Vega, en marco del Día Internacional de la Medicina Estética, que se celebra este jueves.

También, ha señalado que creen, que en el caso de los varones, “las presiones son aún más insistentes, pues la belleza se ha considera históricamente una preocupación propia de las mujeres, pero esto está cambiando”. Así, en marco del día internacional, la SEME ha lanzado una campaña para visibilizar a todos aquellos varones que quieren mantener una buena imagen y optimizar el proceso de envejecimiento, bajo el lema ‘ellos también se cuidan’. Pasar por el quirófano de cirugía estética está siendo una tendencia liderada por hombres de entre 40 y 55 años, con ingresos medios, medios-altos y que crece por encima del 1 por ciento anual.

Por otro lado, a la hora de informarse, prefieren utilizar internet, pues según se indica en el estudio, más de un 60 por ciento de los hombres prefieren autoinformarse frente a otras opciones, como acudir directamente a un centro médico-estético o consultar a los allegados. De hecho, según indican desde la SEME, es posible que “el número de pacientes varones de medicina estética sea incluso mayor, ya que en clínica se percibe que, al menos, tres de cada diez pacientes son hombres”.

Respecto a los tratamientos, los especialistas han apuntado que los tratamientos preferidos de ellos son todos aquellos que tienen que ver con la lucha contra la alopecia, la grasa localizada (Lipolaser) y aquellos dirigidos al rejuvenecimiento y mejora del rostro como la Rinoplastia. Sin embargo, desde el colectivo médico-estético se insiste en recordar a los pacientes que la Medicina Estética cuenta con un amplio rango de tratamientos que permiten abordar la mayor parte de los problemas estéticos, incluidas cuestiones como la alopecia, lipodistrofias o grasa localizada; problemas todos ellos que preocupan a buena parte de la población masculina. Por eso, han querido animar especialmente a los hombres a que se acerquen a las clínicas.