Fuente noticia: https://elpais.com/

La farmacéutica no aclara cuántas mujeres están afectadas y afirma que no es necesario quitar los implantes de las usuarias.

El Ministerio de Sanidad pide a la farmacéutica Allergan, con sede en Dublín, el cese de la comercialización de sus implantes mamarios para aumento de pecho, y que proceda a retirarlos del mercado. También ha reclamado a los centros y profesionales sanitarios que dispongan de estos implantes que no coloquen ninguno más. Este requerimiento llega después de que la Agencia Nacional para la Seguridad de los Medicamentos y Productos de Salud de Francia (ANSM, por sus siglas en francés) ordenara la retirada al relacionarlos con una forma rara de cáncer, el linfoma anaplásico de células grandes. Ni los responsables de comunicación de la compañía en España, ni las oficinas centrales de Londres han dado información sobre el número de mujeres a las que afecta.

La Agencia Española del Medicamento recuerda que las pacientes deben seguir sus revisiones periódicas y, en caso de que experimenten problemas de salud y crean que pueden ser debidos a su implante, deben acudir a su médico siguiendo las pautas de conducta habituales. También recuerda a los profesionales sanitarios su obligación a comunicar cualquier incidente relacionado con el producto.

La suspensión de las ventas se deriva de la expiración el pasado domingo del marcado CE que otorga el Organismo Notificador Francés. Este dictamina la conformidad de los implantes a la normativa europea y evalúa el cumplimiento de los requisitos esenciales de seguridad, eficacia y calidad. Al no disponer de este certificado en vigor, los implantes no pueden ser comercializados. En Francia está en marcha una investigación sobre este tipo de productos por su posible relación con 53 casos de un tipo raro de linfoma, según la agencia francesa del medicamento.

Esta asociación con el cáncer se da con los implantes de superficie rugosa, no con los que son lisos. La compañía ha comunicado que no está de acuerdo con la decisión y que la va a recurrir. La agencia francesa ha convocado a un grupo de expertos que revisarán los riesgos en febrero. Los responsables de comunicación de la compañía en España insisten en que la retirada del mercado no implica que haya que retirar los implantes de las usuarias.

Allergan ha defendido la seguridad de estos implantes y ha asegurado que la solicitud del organismo francés ni se ha basado en ninguna nueva evidencia científica, ni ha identificado ningún riesgo inmediato para la salud de las mujeres que han usado los implantes. Sin embargo, la farmacéutica, que retirará cualquier suministro restante de los implantes en Europa, ha informado de que la decisión no afecta las ventas en los Estados Unidos y que está cooperando plenamente con la autoridad francesa.