El cepillo perfecto no existe, pero los cepillos eléctricos mejoran el rendimiento del manual siempre que la técnica de cepillado sea la adecuada; el cepillo eléctrico presenta ciertas ventajas frente al manual:

  • Al tener un cabezal rotatorio elimina más placa bacteriana, en gran parte responsable de la caries.
  • Suelen ofrecer un mejor acceso a zonas posteriores de la cavidad oral.
  • Algunos tienen un mecanismo de control de presión el cual evita que desgastemos en exceso el esmalte dental si la presión del cepillado es excesiva.
  • Algunos estudios demuestran que los usuarios de cepillos eléctricos suelen pasar entre un 20% y un 40% más de tiempo cepillándose, lo cuál evidentemente mejora la calidad del cepillado, lo que es importante en casos por ejemplo de llevar implantes dentales.

Si tienes cualquier duda, puedes solicitar una consulta con nuestros dentistas en Madrid, Huelva o Guadalajara.