Cirugía de soporte óseo

En un rostro bello, la verdadera clave está en una buena estructura ósea, que es el entramado arquitectónico responsable de unos rasgos definidos y proporcionados. Más allá de que la madre naturaleza nos haya bendecido o no con el regalo de la divina proporción, el paso del tiempo se encarga de alterar toda la estructura ósea facial.

Cirugía de soporte óseo

Zona del maxilar superior

Con los años, los huesos se van reabsorbiendo y pierden densidad lo que les hace perder su función de soporte. Este proceso afecta en primer lugar al área periorbitaria y a la zona del maxilar superior, haciendo que los ojos se hundan, aparezcan bolsas y los pómulos pierdan definición y se desplacen hacia abajo, debido a que el área que los contiene se hace más cóncava.

Zona del maxilar inferior

Más adelante este deterioro se observa también en la zona del maxilar inferior, donde los tejidos se destensan haciendo que la mandíbula pierda definición, lo que otorga a todo el rostro un aspecto flácido, cansado y envejecido.

Cirugías de soporte óseo para reposicionamiento

Para restablecer la armonía facial a través de cirugías de soporte óseo con reposicionamiento, lo más eficaz es abordar la zona periorbitaria y la del maxilar superior como una unidad, a través de un avanzado procedimiento que incide directamente en las estructuras óseas. El área mandibular puede tratarse por separado, con la ventaja de que devolver la proporción a los rasgos en esta zona repercute positivamente en la mejora de todo el rostro.

  • Estiramiento del tercio superior y medio

En la parte superior y media del rostro, el debilitamiento y la reabsorción de las estructuras óseas hace que la cavidad orbitaria, donde se alojan los globos oculares, se agrande, lo que unido a la pérdida de colágeno que sufre la piel hace que la flacidez entre en escena y se acentúe la profundidad de las ojeras.

Por otro lado, el agrandamiento de la zona periorbitaria, junto al desplazamiento de los tejidos blandos, hace que la piel del párpado entre directamente en contacto con el hueso orbital que rodea al ojo, marcando profundos surcos.

Este Lifting Facial corrige estas alteraciones desplazando hacia arriba los tejidos blandos y la musculatura descolgada, para seguidamente, unir estas estructuras alrededor del hueso periorbital. De esta manera se cubre la concavidad ósea, se devuelve a su lugar tejido y músculo, y al mismo tiempo se corrige la pérdida de definición de los pómulos.

Esta intervención dura alrededor de 2 horas y lo más destacable del postoperatorio es la inflamación de la zona que suele remitir en una semana.

  • En el tercio inferior

Entramos a continuación a describir los tres procedimientos quirúrgicos que inciden sobre la estructura ósea mandibular, no sin antes señalar que la las alteraciones en esta zona no siempre derivan del paso del tiempo, si no que pueden ser congénitas, por falta o exceso de crecimiento de la barbilla o, por ejemplo, por una hipoplasia mandibular.

Así pues en estas intervenciones no solo influyen factores estéticos, sino también funcionales.

  • Cirugía de mentón

En lo que se refiere a la mentoplastia es la cirugía encaminada a reducir, aumentar o remodelar el mentón. El procedimiento se realiza a partir de una pequeña incisión intraoral por donde se alcanza el hueso del mentón. A partir de esta posición se realizan movimientos de retroceso, avance, descenso o rotación. Lo más habitual es recurrir a esta técnica quirúrgica para adelantar un mentón retraído o retrasar la barbilla, cuando está excesivamente proyectada hacia adelante o la mandíbula es muy grande.

  • Afinar el ángulo mandibular

Esta es la intervención encaminada a dotar al contorno mandibular de una forma más ovalada. Para realizarla se emplea un bisturí de gran precisión con el que se corta la parte más externa de los ángulos mandibulares. La reducción se inicia a nivel del ángulo de la mandíbula y sigue a lo largo de todo su contorno. De este modo se logra estrechar la estructura ósea y dotar al rostro de un aspecto más afinado.

Para afinar el rostro en ocasiones, cuando esté indicado, podemos proceder a una extracción de las bolas de bichat.

  • Remodelado mandibular

Esta corrección suele integrarse dentro de una cirugía encaminada a corregir la pérdida de definición en el área de la mandíbula, que es muy normal que se dé por culpa del envejecimiento y también por la falta de piezas dentales.

El remodelado se realiza mediante la colocación de hidroxiapatita, un material que se engancha al hueso y aumenta su volumen, pero también podemos usar prótesis faciales personalizadas.

Cirugías de soporte óseo en Face Clinic

Si tienes interés en alguna operación maxilofacial, te invitamos a solicitar una consulta con el Dr. Riba para valorar tu caso de forma personalizada.


Dr. Francisco Riba

Doctor en Medicina y Cirugía.
Especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial. Especialista en Estomatología.

Col. num. ICOMEM 283705865. Col. num. COEM 28005694.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta