Saltear al contenido principal
Implantes Dentales ¿la Solución Al Envejecimiento Facial?

Implantes dentales ¿la solución al envejecimiento facial?

Relación entre la salud dental y el envejecimiento facial.

Hay diferentes factores que van a influir en la posibilidad de aumentar la edad biológica del rostro y la mayoría son conocidos. Pero en este caso vamos a tratar a un factor que no es tan evidente para la población general, y es la salud dental.

Un rostro que sea simétrico y con una piel saludable, va a necesitar también para mantenerse joven una estructura ósea intacta. Esto podemos verlo claramente en adultos jóvenes que tienen una estructura ósea en perfectas condiciones.

También podemos apreciarlo en personas de edad media o incluso personas más mayores que genéticamente tienen una buena estructura ósea y mantienen la estructura facial correcta.

Mantener una buena estructura ósea a medida que envejecemos, en ocasiones es debido a la genética, pero está también directamente relacionado con el estado de la salud bucodental.

Al perder un diente, la mandíbula sufre una pérdida ósea progresiva, que influye en un aceleramiento del envejecimiento facial.

Un rostro simétrico con una piel saludable necesita una buena estructura ósea para ofrecer la sensación de juventud.

Retrasar el envejecimiento facial con una buena estructura ósea

Una persona mayor de 65 años que ha mantenido correctamente todos sus dientes con los tratamientos necesarios en caso de pérdida de alguno de ellos, tiene una apariencia mucho más joven que una persona de la misma edad que ha perdido a sus dientes y no ha realizado ningún tratamiento o bien ha optado por la utilización de puentes dentales o dentadura postiza.

Los cambios del rostro que aparecen en relación al proceso de envejecimiento natural, se van a ver acelerados por la pérdida de los dientes y posterior pérdida ósea facial que resulta.

Arrugas alrededor de la boca

Esa pérdida de hueso maxilar, provoca una disminución de la altura facial por lo que disminuye la distancia entre la punta de la nariz y la barbilla causando ciertos cambios en nuestro rostro. El cambio más destacado y más inmediato, es la aparición de arrugas alrededor de la boca.

Labios más finos y con arrugas, y nariz más grande

Igual de importante es la aparición de los labios más finos. Esto, junto a la pérdida de hueso y la pérdida de tonicidad de los músculos relacionadas con la expresión facial, se aprecia más en las mujeres que en muchos casos recurren a tratamientos de medicina o cirugía estética para ocultar este defecto.

Los labios están soportados por los dientes superiores e inferiores. Y si estos no están, provoca un hundimiento de los labios. El hundimiento del labio superior hace que la nariz parezca más grande y el hundimiento del labio inferior provocará que el mentón parezca más puntiagudo.

Además, la pérdida del hueso añadida a unos labios más finos, provoca que se plieguen y se formen arrugas.

Arrugas de marioneta

La pérdida de dientes como hemos comentado anteriormente, provoca la pérdida o atrofia de hueso maxilar tanto de la zona superior como inferior, lo que hace que se marquen las comisuras bucales y aparezcan las conocidas arrugas de marioneta.

Envejecimiento facial prematuro

Con todo lo comentado anteriormente el aspecto facial va a aparecer envejecida de forma prematura, ya que con la falta de hueso o atrofia del hueso maxilar, aparece colapso facial: la barbilla parece hundida hacia dentro, la nariz parece más grande y los labios más finos.

Tratamiento dental en el momento adecuado

Todos estos cambios mencionados anteriormente ocurren de forma gradual, por tanto es la responsabilidad del odontólogo explicar lo que puede ocurrir antes de extraer los dientes y proporcionar todas las opciones de tratamiento posibles.

Las opciones de tratamiento para sustituir los dientes son la dentadura postiza, los puentes dentales y los implantes dentales.

Los puentes dentales no son recomendables ya que debilitan los dientes sobre los que se apoyan, haciendo los más sensibles y en el futuro conducen a una mayor pérdida de dientes. Por tanto solo se podría considerar como una solución temporal.

En el caso de la dentadura postiza ocurrirá lo mencionado anteriormente, puesto que el hecho de no tener implantes o dientes provoca que el hueso se atrofie.

Tanto las prótesis como los puentes y dentaduras postizas provocan pérdida ósea facial, que es la principal causa del envejecimiento prematuro por el colapso facial.

Por tanto la mejor opción para evitar el envejecimiento facial es la colocación de implantes dentales en el momento de la extracción o pérdida del diente, no después.

La cantidad de hueso que se pierde los primeros meses tras la extracción o pérdida del diente va a causar que la colocación de los implantes sean más complejos.

Por ello se recomienda planear las extracciones dentales de forma cuidadosa y considerar de forma seria la posible pérdida ósea. De este modo podemos mantener una estética adecuada y la funcionalidad con el menor impacto psicológico.

Ventajas de los Implantes frente a otros tratamientos

La principal ventaja de los implantes, es la preservación del hueso facial. El implante que va colocado en el hueso maxilar no solamente va a servir como soporte para los nuevos dientes o para estabilizar prótesis, sino también como un procedimiento preventivo de la salud bucodental.

Con los implantes, al masticar se transmiten fuerzas al hueso que rodea al implante, estimulando el crecimiento óseo, manteniendo la densidad y el volumen del hueso. Por ello se recomienda colocar los implantes en el momento de la extracción de forma que frenemos de forma inmediata la pérdida del hueso.

No hay que olvidar que la mayor cantidad de pérdida de hueso ocurre en el primer año después de la extracción o de la pérdida del diente.

Volver arriba