Limpieza facial cada día en pieles con acné

El acné es una de las afecciones más comunes de la piel, presentándose habitualmente durante la adolescencia aunque también puede manifestarse en la edad adulta. El factor genético es uno de sus mayores detonantes, sin embargo otras condiciones como los cambios hormonales, el estrés emocional, una mala higiene, el uso excesivo de productos ricos en grasa y la ingesta de determinados medicamentos, también pueden dar lugar a su presencia.

Sea cual sea la causa, mantener una adecuada higiene facial es básico para evitar el empeoramiento de las lesiones y garantizar una piel más sana.

Lo primero que debes saber es que es imprescindible lavar tu cara dos veces al día: cuando despiertas y en las noches, cuando te dispones a relajarte en casa o antes de dormir. ¿Por qué es importante hacerlo? Por la sencilla razón de que tu piel acumula grasa y suciedad mientras duermes o a lo largo del día, incluso el mismo maquillaje, de no ser retirado, se queda en los poros de la piel pudiendo convertirse en un problema. Esta suciedad y productos cosméticos se acumulan en los poros de nuestra piel y si no se retiran con una limpieza acabarán por taparlos, dando origen a una mayor cantidad de granos e incrementando la presencia de sebo.

Pero ¿puedes usar cualquier producto?

La respuesta es no. Este tipo de cosméticos secan la piel y pueden causar irritaciones. Debes emplear productos adecuados para la higiene facial para pieles grasas o pieles acnéicas. Es decir, un jabón o loción médica indicada por el dermatólogo en el caso de que cuentes con un acné muy pronunciado. Este tipo de productos cuentan con ingredientes limpiadores y calmantes que son respetuosos con tu dermis y favorecen la cicatrización de las pústulas. Nunca utilices productos en crema ni aceites para limpiar tu piel con acné, estos incrementarán la presencia de grasa en el rostro pudiendo empeorar el problema. Procura usar siempre una toalla limpia y suave para secar tu piel. Evita los productos con alcohol a menos que sean indicados por el especialista.

Productos de limpieza especialmente elaborados para la piel con acné que contenga ácido salicílico, sulfacetamida de sodio, entre otros componentes que habitualmente tratan el acné en forma efectiva. Estos productos especiales limpian los poros obstruidos, reducen la inflamación y el enrojecimiento. Además matan las bacterias y exfolian la piel.

Es muy importante elegir productos que ayuden a mantener hidratada la piel y suavizar asperezas. Estos deben ser no comedogénicos.

En el caso de que cuentes con un acné más simple, puedes emplear una loción limpiadora adecuada para pieles grasas que no contenga aceites de ningún tipo. Este tipo de productos siempre deben ser a base de agua. Los jabones con avena son una excelente alternativa. Este cereal ayuda a hidratar la piel, a reducir las molestias y a favorecer la cicatrización. Las limpiadoras formuladas con arcilla verde o té verde también están especialmente indicadas para pieles grasas y con marcas de acné. Ayuda a controlar la producción de sebo, a cerrar los poros y a mejorar la apariencia de la dermis.

También en ocasiones puedes realizarte un peeling suave facial como el peeling PRX T33 que te ayudará a mejorar la piel de forma inmediata.

Gestos a tener en cuenta para cuidar las pieles acnéicas

  1. Utiliza siempre un jabón dermatológico específico para este tipo de pieles.
  2. Utiliza agua templada, nunca limpies tu rostro con agua caliente. Comienza por enjuagar tu piel y luego aplica el jabón o la loción.
  3. Debes aplicar el producto usando movimientos circulares y suaves que permitan eliminar la suciedad sin causar daños en tu dermis. Nunca restriegues tu piel, tampoco uses las uñas ni apliques demasiada fuerza.
  4. Retira el producto de limpieza con agua.
  5. Seca el rostro con una toalla de algodón dando suave toques. Nunca restriegues la toalla contra tu piel pues esto incrementa la sensibilidad de la misma, recuerda que tienes una dermis delicada, trátala como tal.
  6. Es importante que evites tocar tu rostro con frecuencia y que mantengas el pelo alejado de tu cara. Estos hábitos incrementan la presencia de sebo aumentando el problema de acné.
  7. Utiliza maquillaje y cosméticos adecuados para piel grasa, nunca emplees productos a base de aceite o tu problema de acné puede incrementar.


Dra. Arantxa Arana

Dr. Arantxa Arana

Dermatólogo

Miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

ICOMEM 282873189

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta