Devolver la juventud

El rostro no deja de sufrir cambios a lo largo de la vida, alteraciones que básicamente están provocadas por el paso del tiempo. La cirugía estética dispone a día de hoy de técnicas muy avanzadas que permiten corregir las alteraciones que sufren áreas concretas, como nariz, orejas y labios, y a través de estos retoques restablecer el aspecto juvenil en toda la cara.

Devolver la juventud

NARIZ OBJETIVO: ELEVAR LA PUNTA

Existe la creencia de que el apéndice nasal no deja de crecer a lo largo de la vida, y no es así.

Las estructuras sólidas de la nariz, huesos y cartílagos, no aumentan de tamaño, lo que ocurre es que los cambios que el tejido cutáneo sufre con el envejecimiento hacen que la nariz se descuelgue y por eso parece que la punta se hace más grande. En este caso también hay que sumar la pérdida de hueso y más concretamente la disminución de volumen del maxilar superior que repercute negativamente en la fuerza de sostén de la punta nasal haciendo que se desplace hacia abajo.

La respuesta quirúrgica en estos casos es la rinoplastia, una intervención que permite cambiar por completo la forma de la nariz, o abordar cambios sutiles, como elevar la punta o disminuirla, estrechar los orificios nasales…

OREJAS OBJETIVO: REMODELAR

Las orejas tampoco crecen con la edad, al contrario de lo que suele creerse, de hecho alcanzan su tamaño definitivo en la infancia, alrededor de los 10 años.

Lo que ocurre es que con el paso del tiempo, la piel y el tejido subcutáneo empiezan a perder fibras elásticas, lo que hace que los lóbulos se adelgacen y se alarguen por culpa de la gravedad. Si este es el caso, devolverles su volumen natural es muy fácil mediante infiltraciones de ácido hialurónico.

Otro problema que puede aparecer en el lóbulo de la oreja con el paso de los años está provocado por el uso continuado de pendientes de cierto peso. Esta costumbre alarga el lóbulo de manera muy antiestética y puede incluso rasgarlo. En estos casos se hace necesario recurrir a la lobuloplastia un procedimiento ambulatorio que devuelve la forma redondeada y juvenil a esta zona de la oreja. Si el lóbulo está rasgado se retira la zona de piel que cubre las paredes del orificio del pendiente por dentro y se sellan con una mínima sutura. Los puntos se retiran pasada una semana. La intervención se realiza con anestesia local y a los dos meses se puede hacer un nuevo orificio, lejos de la cicatriz para evitar un nuevo desgarro.

En algunos casos también puede necesitarse una operación de orejas, si son muy grandes.

LABIOS OBJETIVO: DEVOLVER LA SONRISA

La pérdida de tonicidad del músculo orbicular y los cambios estructurales que hemos indicado al hablar de la nariz hacen que el labio superior se alargue y se dejen de ver los dientes incisivos al hablar y sonreir.

Durante la juventud, el filtrum, el espacio entre nariz y labio superior, es corto y el labio presenta un aspecto respingón, pero con el paso del tiempo el filtrum se alarga y el labio superior se afina.

La solución en este caso está en el Lip- Lift. Esta mini-cirugía se realiza con anestesia local y consiste en practicar un pequeño corte debajo de la nariz, desde donde se elimina el exceso de piel sobrante, para que el labio recupere su forma. Se emplea una sutura intradérmica completamente invisible que no deja cicatriz. Este procedimiento eleva el labio, aumenta el bermellón y acorta el filtrum.


Dr. Francisco Riba

Doctor en Medicina y Cirugía.
Especialista en Cirugía Maxilofacial, Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva .

Col. num. ICOMEM 283705865.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta