Todo lo que crece con la edad y como solucionarlo

El Dr. Francisco Riba y el Dr. Ignacio Ortega, nos explican si es cierto o no que con la edad ciertas partes nuestro cuerpo «crecen» y nos indican las últimas técnicas de cirugía estética para revertir los años.

Siempre hemos oido que con edad crece la nariz y las orejas, el pecho tras la menopausia coge más volumen, o que se acumula grasa en diferentes partes del cuerpo y que esta no se consigue eliminar no con dietas.

Todo lo que crece con la edad

Hablando de las diferentes partes del cuerpo podemos explicar a qué se deben los cambios y si hay un crecimiento real o no.

  • OREJAS

Las orejas no crecen con la edad, es más, hacia los 10 años éstas tienen su tamaño definitivo.

Lo que ocurre es que con el paso del tiempo la piel y el tejido subcutáneo empieza a perder sus fibras elásticas y colágeno, y por efecto de la gravedad los lóbulos se alargan y se adelgazan, si además de todo esto se utilizan pendientes pesados estos cambio pueden ser muy evidentes.

Para esto existen tratamientos que mejoran el aspecto de la oreja. Si el lóbulo aparece muy elongado y/o rasgado por el uso de pendientes se puede hacer una lobuloplastia o corrección de los lóbulos, esta intervención que se realiza bajo anestesia local, devuelve al lóbulo una forma redondeada y de esta manera un aspecto más juvenil. Si el lóbulo sólo ha perdido volumen y aparece adelgazado se puede rellenar con acido hialurónico.

  • NARIZ

Algo parecido ocurre con la nariz, las estructuras sólidas (huesos y cartílagos) no crecen con la edad, los cambios de la piel con el envejecimiento hacen que esta se descuelgue y parece que la punta ha crecido.

Por otra parte, la pérdida de hueso que ocurre en la cara de forma natural con el paso del tiempo también le afecta.

La pérdida de volumen del maxilar superior hace que se pierda parte del sostén de la punta nasal haciendo que esta caiga un poco y que añadido al descolgamiento cutáneo, parezca que la nariz crece. Algunos de estos aspectos pueden corregirse mediante la realización de una rinoplastia dando especial importancia a recomponer e soporte de la punta nasal.

  • LABIOS

En el labio superior por las mismas razones que la nariz, y por pérdida de tonicidad del músculo orbicular, éste se alarga con la edad, y no deja ver los incisivos al hablar o al sonreir. Se puede corregir realizando un lip-lift de labio superior.

  • CUERPO

En el caso del envejecimiento corporal es algo diferente. A partir de los 30 años se va perdiendo tejido muscular y se va sustituyendo por tejido graso, en las mujeres esto se hace todavía más evidente alrededor de la menopausia.

Todo esto unido al sedentarismo, los malos hábitos alimentarios, y en ocasiones a una tendencia individual de acumular grasa en localizaciones concretas hace que parezca que hay zonas del cuerpo crezcan respecto a otras como puede ser la zona de la cintura con los odiados “michelines”, que por más dieta y ejercicio, a veces no se consigue que desaparezcan.

Para solucionarlo podemos realizar una liposucción de la zona que nos define la cintura y nos dará forma a la parte superior del glúteo. Esa grasa que eliminamos no vuelve a salir como muchas personas piensan.

  • MAMAS

Otro caso particular es el de las mamas.

En las mujeres con el paso del tiempo, los embarazos , la lactancia y los cambios hormonales hacen que las mamas crezcan, cambien de volumen en diferentes momentos de la vida, y alrededor de la menopausia haya un cambio importante de tejido glandular a tejido graso.

Por lo general, muchas mujeres se quejan de un aumento de volumen del pecho aunque en ocasiones hay una pérdida del mismo.

Lo que sí se pronuncia por la pérdida de laxitud de la piel es la ptósis o la caída de la mama. Muchas mujeres en esta época de la vida solicitan una elevación del pecho o mastopexia, o si el volumen es grande una reducción de mamas.

Dr. Ignacio Ortega

Cirujano Plástico, Estético y Reparador
Col. num. COM 282853525. Miembro SECPRE.

El Dr. Ortega dirige la Unidad de Cirugía Estética, Plástica y Reparadora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta