Uno de cada cinco españoles declara que se operaría para conseguir la nariz de sus sueños. No es de extrañar que esta intervención se haya convertido en la cuarta más demandada, después de los retoques mamarios, la liposucción y la abdominoplastia.

Una encuesta elaborada recientemente por SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) relaciona el aumento de las operaciones estéticas con la exposición en redes sociales. Según el sondeo, uno de cada 10 españoles interesados en someterse a una intervención de cirugía estética lo hace influido por la moda de los selfies. Y la nariz es la facción que más retocarían, ya sea porque es demasiado ancha o estrecha, porque tienen caballete, una punta poco agraciada o está torcida. Un dato que está detrás de la demanda de rinoplastias, sobre todo, como señala la encuesta, en pacientes cada vez más jóvenes.

La rinoplastia clásica, que se sigue practicando en los casos que lo requieren, ha evolucionado mucho en los últimos años dando paso a grandes avances técnicos, como la Rinoplastia Ultrasónica, una intervención que aumenta la precisión de los resultados y minimiza el temido postoperatorio

Las rinoplastias étnicas son cada vez más frecuentes. Así asiáticos y africanos demandan cada vez retoques nasales con el fin de conseguir un rostro con facciones occidentalizadas. De hecho, este tipo de rinoplastia se ha convertido casi en una “especialidad” dentro de esta intervención