El auto-trasplante de grasa, también llamado injerto de grasa, inyecciones de grasa, lipofilling, lipoestructura o lipotransferencia, es un tratamiento quirúrgico que utiliza la propia grasa de una persona para rellenar irregularidades y surcos.

Se trata de una técnica bien establecida que fue perfeccionada a primeros de los noventa.

Las indicaciones estéticas de los diferentes tipos de injertos de grasa, incluyen:

  • las mejillas hundidas,
  • la desaparición de la grasa de los pómulos,
  • los surcos profundos que van desde la nariz hasta las comisuras de la boca,
  • aumento de labios.
  • suavizar todos los tipos de irregularidades tales como las que resultan de la liposucción, aumento de pecho o reconstrucción mamaria, o secuelas de otras intervenciones.

Pero, ¿qué tipos de injerto de grasa existen?

Hoy en día tenemos cuatro tipos de injerto de grasa, según el tamaño de la porción grasa que vayamos a inyectar.

Son los injertos de grasa que se extraen con cánulas de un tamaño máximo de 5 mm. Su indicación es la recuperación de volumen.

Éstos injertos se utilizan habitualmente en relleno de mamas (para corregir irregularidades tras un aumento de pecho o recontrucción) y de glúteos principalmente, pero también otras zonas corporales. Estos injerto los obtenemos con cánulas más finas, de hasta 2 mm. Las porciones de grasa que obtenemos con este método son muy pequeñas, y podemos inyectarlas con cánulas de entre 0,7 y 0,9 mm de diámetro.

Sabemos por diferentes estudios científicos, que la capacidad de supervivencia de estos injertos es mayor ya que los requerimientos vasculares son más pequeño y la formación de pequeños vasos es más rápida y eficiente.

Éstos injertos son los que se utilizan en Cirugía estética facial sobre todo en la zona Periorbitaria, ya que necesitan menor grado de sobre corrección ya que la reabsorción es menor.

En este caso los injertos tienen la especial característica de ser incluso más pequeños, y por tanto podemos inyectar los en el plano intradérmico con agujas intramusculares o de 23 G. La indicación principal de estos injertos, es el relleno de las arrugas de la cara del cuello y el escote. Es decir la misma que los rellenos faciales que se utilizan como el ácido hialurónico, pero con la gran ventaja que tienen la capacidad de regeración titular de la grasa.

Por eso el objetivo de estos injertos no es la restauración del volumen, sino el eliminar arrugas cutáneas.

Nanofat, consiste en la inyección de células madre (stem cells) de la grasa, pero no los adipocitos hola células grasas en sí. Una vez extraemos la grasa corporal procedemos a su emulsión y extraemos la porción estromal. Esta porción contiene un importante número de células madre o células pluripotenciales. Será la que inyectaremos para regenerar regenerar y biorestimular la piel.

Entrevista en radio al Dr. Riba sobre células madre para tratar alopecia, ojeras y rejuvenecimiento.

Fuente y artículo original >>

 

Pasar por el quirófano de cirugía estética está siendo una tendencia liderada por hombres de entre 40 y 55 años, con ingresos medios, medios-altos y que crece por encima del 1 por ciento anual.

En el Día Internacional de Medicina Estética un mito cae y una alerta aparece. Primero, que el 20% de los hombres sí que se hace retoques, aunque no lo admita. El segundo punto es que por miedo a que se sepa o para ahorrar optan viajes ‘low-cost’ con fines médicos. En los últimos años, la oferta de ‘packs’ turísticos que incluyen tratamiento médico-estéticos han aumentado notablemente y uno de los más publicitados y más demandados son los paquetes para tratamientos capilares en Turquía.

 

Cada vez son más pacientes, mayoritariamente hombres, que han viajado a Turquía para someterse a uno de estos tratamientos y vuelven con secuelas irreversibles destacan los expertos. Además, la falta del correcto seguimiento puede provocar que los resultados finales estén muy lejos de ser satisfactorios.

Por ello, hay que pensar “que hay un amplio espectro de tratamientos de injerto capilar y que todos ellos requieren de un seguimiento médico, pues cada paciente responde de una forma totalmente diferente a otro. Por esto, los médicos-estéticos reconocen que tienen la obligación de abrir una historia clínica antes del tratamiento y seguir la evolución de cada caso, para ir adaptando el tratamiento y tratar de minimizar las complicaciones y maximizar los resultados.

En la actualidad, casi un 20 por ciento de los tratamientos médico estéticos aplicados se hacen en hombres, según el estudio ‘Impacto Social y Penetración de la Medicina Estética’, realizado por la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) en 2017. “Es cierto que sigue habiendo un debate sobre si someterse a un tratamiento médico estético con el objetivo de mejorar o optimizar el proceso de envejecimiento es una frivolidad. Por eso, muchas personas prefieren no contar que se han sometido a uno u otro tratamiento”, ha declarado la presidenta de la sociedad, Petra Vega, en marco del Día Internacional de la Medicina Estética, que se celebra este jueves.

También, ha señalado que creen, que en el caso de los varones, “las presiones son aún más insistentes, pues la belleza se ha considera históricamente una preocupación propia de las mujeres, pero esto está cambiando”. Así, en marco del día internacional, la SEME ha lanzado una campaña para visibilizar a todos aquellos varones que quieren mantener una buena imagen y optimizar el proceso de envejecimiento, bajo el lema ‘ellos también se cuidan’. Pasar por el quirófano de cirugía estética está siendo una tendencia liderada por hombres de entre 40 y 55 años, con ingresos medios, medios-altos y que crece por encima del 1 por ciento anual.

Por otro lado, a la hora de informarse, prefieren utilizar internet, pues según se indica en el estudio, más de un 60 por ciento de los hombres prefieren autoinformarse frente a otras opciones, como acudir directamente a un centro médico-estético o consultar a los allegados. De hecho, según indican desde la SEME, es posible que “el número de pacientes varones de medicina estética sea incluso mayor, ya que en clínica se percibe que, al menos, tres de cada diez pacientes son hombres”.

Respecto a los tratamientos, los especialistas han apuntado que los tratamientos preferidos de ellos son todos aquellos que tienen que ver con la lucha contra la alopecia, la grasa localizada (Lipolaser) y aquellos dirigidos al rejuvenecimiento y mejora del rostro como la Rinoplastia. Sin embargo, desde el colectivo médico-estético se insiste en recordar a los pacientes que la Medicina Estética cuenta con un amplio rango de tratamientos que permiten abordar la mayor parte de los problemas estéticos, incluidas cuestiones como la alopecia, lipodistrofias o grasa localizada; problemas todos ellos que preocupan a buena parte de la población masculina. Por eso, han querido animar especialmente a los hombres a que se acerquen a las clínicas.

La prestigiosa revista Nueva Estética, nos dedica un apartado especial en su revista, sobre la inauguración de la prestigiosa clínica “Face Clinic Madrid” en Mayo de 2018.

Ubicada en el centro de la capital, esta nueva clínica con 400 m2 y quirófano propio, es un centro moderno y multidisciplinar con servicios de diferentes especialidades quirúrgicas: cirugía estética, injerto capilar, oral y maxilofacial, además de disciplinas clínicas, como la medicina estética y la dermatología. Su director es el reconocido cirujano DR. FRANCISCO RIBA GARCÍA lo que ya de por sí es una garantía de seguridad y profesionalidad de primer nivel.

Saber elegir el momento adecuado para una intervención de cirugía plástica es algo importante pero ¿sabemos cuándo es la mejor época? Aunque no existe una fecha exacta que se considere mejor que otra, si que es más común el aumento de pacientes durante la temporada de otoño – invierno frente al verano.

Menos inflamación, mejor evolución de las cicatrices y mayor tolerancia a los vendajes de compresión, son algunas de las ventajas.

Es un dilema al que se enfrentan muchas personas cuando consideran la posibilidad de someterse a una intervención de la cirugía estética. Saber cuál es la mejor época del año para realizar el procedimiento.

Pensando lógicamente, en verano es cuando la mayoría de las personas quieren mostrar su cuerpo y verse atractivos, entonces teniendo eso en mente, podríamos decir que los meses de otoño e invierno son los mejores momentos para someterse a una cirugía estética.

No obstante, no debemos olvidar, que la cirugía estética debe utilizarse y acudir a ella para restaurar la confianza y mejorar la belleza natural de uno mismo. Para ello cualquier época del año puede ser perfecta, pero conozcamos porque tantas personas eligen realizarse las intervenciones de cirugía estética durante los meses de otoño e invierno.

1. La recuperación puede ser más sencilla.

Procedimientos como la Liposucción, la abdominoplastia o los implantes mamarios, cuya recuperación es más prolongada, hace que muchos pacientes se planteen la posibilidad de realizar o no esta intervención. Siempre va a ver un periodo de recuperación más o menos prolongado que no podemos evitar, salvo que nos sometamos a otros procedimientos de medicina estética como podría ser el tratamiento de las arrugas de expresión o los rellenos faciales.

Sin embargo si tenemos que someternos a un procedimiento o intervención que requiera una recuperación algo más prolongada, entonces los meses fríos del invierno van a ser los más adecuados.

2. Pasar desapercibido

Como todos sabemos los meses más fríos del año llevamos mayor cantidad de ropa, poder esconder los vendajes o fajas se convierte en una tarea mucho más sencilla.

Es interesante tener en cuenta esto si no quieres que la gente sepa que has pasado por el quirófano.

3. Una gran excusa para descansar.

Aquellas personas que tienen una vida estresante, pueden emplear este tiempo de recuperación para relajarse en la comodidad del hogar y escapar de el estrés, el trabajo, los atascos de las ciudades etc. Durante el invierno es más sencillo organizarse los horarios y permanecer en casa relajado, lo que va a permitir un descanso y una recuperación apropiados. Si tienes hijos asegúrate de que están en la escuela durante la recuperación.

4. Podemos evitar el sol más fácilmente.

Todos sabemos que el sol puede ser dañino para la piel, especialmente cuando nos estamos recuperando de una intervención quirúrgica. Demasiada exposición al sol puede aumentar el tiempo de recuperación ya que la herida tardaría más en cicatrizar, además de que puede provocar infecciones e incluso en algunos casos dejar las cicatrices permanentes.

Durante el invierno hay menos horas de luz, y el sol no es tan intenso como en verano. Estas condiciones junto con el hecho de que la mayoría de las personas pasamos más tiempo en casa, nos va ayudar a garantizar que la exposición al sol sea la mínima.

5. Un regalo de belleza y cuidado personal.

Para muchas personas las vacaciones en invierno son una buena elección. Por tanto no es raro que en ocasiones, aprovechemos esta época para hacer un regalo especial a nuestra pareja o algún familiar para que se sometan a una intervención de cirugía estética, para resolver algún aspecto que quieran corregir, como puede ser una rinoplastia o un lipoláser para reducir la grasa acumulada.

Tratamientos recomendados

Desde Face Clinic nos recomiendan tratamientos para realizar o iniciar durante los meses de otoño e invierno con el fin de que antes del verano la piel esté recuperada y preparada.

En medicina estética destacan el láser para eliminar las manchas, cicatrices y estrías. También los peeling y tratamientos más fuertes para eliminar arrugas.

La blefaroplastia (cirugía de párpados) es una intervención recomendada en otoño e invierno, ya que garantiza una mayor rapidez en la recuperación, además del Injerto Capilar, la Rinoplastia, el Lipofilling Facial o el Lifting .

En la zona corporal, son varios los tratamientos recomendados en esta época, como el aumento de pecho o el Lipolaser que son las intervenciones estrella.

Ahora que ya sabes que la cirugía plástica en otoño y en invierno es más recomendable solo tienes que pensar en el tratamiento que siempre has deseado y animarte a realizarlo.

    • Nuestro cabello puede crecer durante 100 a 125 años. Un largo periodo que se divide en 25 ciclos de vida de 4 a 5 años.
  • Una media de 50 a 100 cabellos caen al día, y estos serán reemplazados por otros.

Los folículos pilosos formarán 1 cabello nuevo, que crecerá en ciclos sucesivos antes de su caída.

El crecimiento del pelo

Cada pelo crece de forma independiente en un folículo piloso, y cada uno de estos folículos pilosos va a tener su propio ciclo de vida. Esto quiere decir que cada pelo crecerá de forma independiente del resto de cabellos.

Así, si todos nuestros folículos pilosos trabajarán de forma sincronizada, el pelo saldría a la vez. Lo que significaría que tendríamos ciertos periodos en los que estaríamos calvos y otros momentos en los que tendríamos muchísimo pelo.

El ciclo de vida del cabello se divide en tres fases principales

La de crecimiento o Anágena, la de transición o Catágena y la de reposo o Telógena.

Ciclo de vida del cabello - Face Clinic Madrid

1. Fase de crecimiento o Anágena

Este es el periodo en el que el pelo crece, y dura entre uno y cuatro años. En esta fase el bulbo piloso que está en la base del folículo piloso, se va a regenerar y producirá un pelo. Este pelo crecerá 1 cm al mes de media.

2. Fase Catágena o fase de transición

Tiene una duración de unas dos a tres semanas. Aquí vemos el final de producción de fibra capilar, es decir cuando el folículo piloso se va a retraer de la superficie del cuero cabelludo.El cabello dejará de crecer y estará en esta fase varias semanas antes de pasar a la fase Telógena.

3. Fase Telógena o de caída del cabello

Esta es la tercera y última fase del ciclo de vida del pelo: Fase de caída del cabello o fase de descanso. En este periodo el pelo ya no crece, pero se mantiene unido al folículo durante unos tres meses. Tras esta fase el pelo se caerá a lavarnos o cepillarnos el pelo.

Ahora comenzaría una nueva fase Anágena.

De este modo, nuestro pelo no crece de forma continua sino que lo hace en ciclos sucesivos. Hasta el 90% de nuestro pelo está en una fase continua de crecimiento, y un 10% se encuentra en fase de caída.

Tipos de caída de cabello

Cuando hay caída del cabello demasiado abundante no se considera normal. Esto sería un síntoma claro de un mal funcionamiento en el ciclo de vida de nuestro pelo. Hablaríamos por tanto de alopecia, que puede ser crónica o temporal. Sus síntomas son fundamentalmente la falta de densidad, que puede aparecer tanto los hombres como las mujeres.

  • Alopecia crónica: Esta alopecia, afecta normalmente a los hombres. Podríamos decir que el 50% de los hombres mayores de 50 años parecen alopecia androgenética. El folículo piloso es más frágil, ya que sensible a las hormonas esteroideas
  • La caída reaccional: Afecta sobre todo a las mujeres. Se trata, en la mayoría de los casos, de una reacción a un estado de estrés intenso, un cansancio extremo, un cambio hormonal debido a un embarazo, a la menopausia, etc. Estos diferentes actores provocan un afinamiento de la fibra capilar que precede una pérdida de cabello abundante.

Tratamientos capilares en Face Clinic

Sea cual sea el tipo de alopecia, se caracteriza por una falta de densidad y de espesor.

En Face Clinic de Madrid, ofrecemos soluciones eficaces y definitivas para el tratamiento de la alopecia, tanto en hombres como en mujeres. Desde células madre, hasta injerto capilar en España con las diferentes técnicas FUE y FUSS.

Nanofat es un revolucionario tratamiento con células madre para el tratamiento eficaz de las ojeras, la alopecia y el rejuvenecimiento.

#Pideuncirujanoplastico, campaña para concienciar de una cirugía segura.

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) tiene en marcha la campaña #Pideuncirujanoplastico para concienciar a los pacientes que tengan previsto someterse a una intervención de este tipo que se informen de la cualificación del profesional que se la va a realizar.

La campaña, según explica Secpre en un comunicado, anima a los pacientes a asegurarse de que el profesional cuenta con el único título oficial y homologado en España para practicar cirugía plástica, estética o reparadora.

Por ello, les animamos a asegurarse de que tales profesionales cuentan con el título de “Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora”, el único oficial y homologado en España, que se obtiene después de 6 años de licenciatura en Medicina y al menos otros 5 de residencia en Cirugía Plástica vía MIR.

En total, en nuestro país, se practican al año más de 93.000 intervenciones de Cirugía Plástica y Cirugía Estética en España en la sanidad pública, principalmente de su vertiente Reparadora, y más de 108.000 en la sanidad privada, principalmente de Estética, que no suele cubrir la seguridad social salvo que tenga una finalidad clínica.

En la SECPRE no nos cansamos de denunciar que, en la sanidad privada, entre 9.000 y 10.000 médicos realizan intervenciones de Cirugía Estética sin disponer del mencionado título, dada la situación de alegalidad existente por no haber en España una ley regulatoria de la especialidad similar a la de la mayoría de los países de nuestro entorno.

En la sanidad pública, denunciamos también que el gran déficit de cirujanos plásticos en los centros sanitarios del Sistema Nacional de Salud (sólo el 25% cuentan con estos especialistas frente al 70% de los centros privados) hace que, en numerosas ocasiones, las intervenciones de Cirugía Reparadora sean realizadas por otros profesionales.

En ambos casos, son evidentes los grandes riesgos que, para la seguridad de los pacientes y la calidad de los resultados de las intervenciones, conlleva el hecho de que no se encarguen de éstas exclusivamente los profesionales que tenemos la formación específica y adecuada para asumirlas.

Fuente: https://secpre.org/

Hay muchos pacientes que comienzan algún tratamiento para la caída del cabello pero lo abandonan antes de tiempo, por lo que no detectan ninguna mejoría sino que incluso, durante ese tiempo, pueden llegar a perder más cantidad de cabello que antes. Esto es lo que se conoce como efecto Shedding.

Los pacientes con problemas de alopecia que deciden empezar algún tratamiento para frenar la caída del pelo, deben ser conscientes de que no existen tratamientos que frenen la caída de forma instantánea, ni que consigan hacer que el cabello crezca de forma muy rápida y milagrosa. Lo normal es que los efectos empiecen a ser visibles desde el tercer o cuarto mes, pero de una forma lenta y progresiva.

El efecto Shedding es un efecto esperable y que no debe preocupar

Al comenzar algún tratamiento para frenar la caída del cabello, como puede ser con minoxidil, los pacientes pueden observar que hay un aumento de la caída del cabello durante los primeros meses. Esto es un efecto que no debe preocupar porque es un efecto esperado, debido a que los pelos más finos son sustituidos por velos de los gruesos.

 

Se trata por tanto este efecto Shedding, de un efecto transitorio que se detendrá de forma espontánea.

¿Es entonces el efecto Shedding una buena señal?

 

Podríamos llegar a confirmar que el efecto Shedding, es una señal que nos indica que se va a ir generando pelo de mejor calidad que el que teníamos anteriormente.

Hay que entender que para que el pelo crezca con más fuerza gracias al tratamiento que estamos realizando, los folículos deben parar su actividad para eliminar el cabello más débil para posteriormente reorganizarse de forma interna, y volver a generar cabello más sano.

Como ya hemos dicho el efecto Shedding es un efecto temporal, y si el tratamiento se realiza de forma constante con las indicaciones de nuestro médico, este efecto se detendrá y el pelo que hayamos perdido comenzará a salir de nuevo.

Efecto Shedding de más de tres o 4 meses de duración

Pero hay que tener en cuenta que si el efecto Shedding, es superior a los tres o cuatro meses de duración, tendremos que consultar con el especialista en Face Clinic sobre otros posibles efectos que puedan estar influyendo, como puede ser el estrés, ciertas enfermedades capilares, rechazo de la medicación etc.

 

Por este motivo, el seguimiento de los tratamientos utilizados para detener la caída del cabello, debe supervisarse en todo momento por el tricólogo especialista.

En determinados casos donde la medicación no mejore la caída del cabello, podemos plantearnos la posibilidad de acceder a otro tipo de tratamientos como es el injerto capilar.

Las entradas en el pelo son una de las mayores preocupaciones de los hombres una vez empiezan a perder algo de cabello.

¿Pero cómo podemos solucionar este problema de entradas en el pelo?

Hoy en día con el injerto capilar, como la técnica fue, podemos hacer injertos de pelo de un sitio a otro del cuero cabelludo y en el caso de que aparezcan entradas en el pelo, podemos recurrir a estos injertos o bien a ciertos productos cosméticos en los casos más leves.

Cada vez son más hombres y mujeres los que cuidan su imagen y se someten a un tratamiento de trasplante capilar. Las técnicas actuales son cada vez más rápidas y más discretas, y no dejan ninguna cicatriz.

Tratar las entradas el pelo con microinjertos

Las técnicas consisten en extraer el pelo de zonas frondosas el culo cabelludo y plantarlos en Las zonas a tratar. Los tratamientos más antiguos eran más complejos y escasos dejan cicatrices, pero actualmente con los microinjertos estos tratamientos son mucho más sencillos, más rápidos, seguros y con resultados muy naturales.

La zona de la nuca y los laterales de la cabeza son zonas que no suelen perder pelo y por este motivo son las donantes ideales. En algunas ocasiones puede utilizarse cabello de otras zonas del cuerpo.

Tratamiento para diferentes tipos de alopecia

Las técnicas de Microinjerto pueden utilizarse no solamente en alopecias androgenética, sino también en alopecias ocasionadas por algunas cicatrices, quemaduras, o bien cirugías capilares previas con malos resultados. Además también es posible realizar microinjertos en cejas, barba y zonas íntimas, además de la cabeza.

Duración de la intervención

La intervención dura aproximadamente tres horas, aunque podría ser mayor dependiendo del número de unidades foliculares a trasplantar.

El primer paso para combatir la pérdida de pelo es ponerse en manos de profesionales para tener un diagnóstico correcto a partir de la historia clínica.